Hôtel de Nayrac

Palacete del siglo XVII.

Bajo el reinado de Henri IV, la instalación del Tribunal de la Cámara de los Edictos y la llegada de numerosos magistrados, además del desarrollo económico de esta época permitieron la construcción de algunos importantes edificios de la ciudad.
Fue el señor Oulès, ya propietario de una bonita casa en la esquina de las calles Sabaterie y Camille-Rebaud, quien decidió adquirir tres viviendas adosadas construidas en la calle Frédéric-Thomas sobre el año 1635.
El diseño, las proporciones y la ubicación de las ventanas con travesaño de la puerta de honor y la torrecilla con voladizo riman en perfecta armonía con la fachada de las tres alas. Las aberturas están enmarcadas con piedra y tablones de ladrillo. El oculus del pórtico se utilizaba como punto de salida. El ala de los apartamentos se encuentra en la parte sur que estaba en una calle estrecha. Se consiguió construir un patio interior con un pequeño pozo privado.
Este edificio, conocido hoy en día como Nayrac, nombre de sus propietarios en el siguiente siglo, tiene un estilo muy despojado, con la influencia de la arquitectura de Louis XIII, una arquitectura tolosana (o albigense) combinando en su mayoría el ladrillo y la piedra.
La parte sur era el ala de los apartamentos con un patio interior y un pozo, mientras que en la parte norte se encontraba la tienda.
Los grandes arcos, hoy en día ocultos desde la calle, evocan sin duda la voluntad de establecer tiendas relacionadas con las actividades comerciales del comanditario del edificio cuyas pretensiones nobiliarias se pueden ver en la torre que se usa como galería.
Por tanto, las tiendas del señor Oulès se encuentran en la parte norte, frente a la calle Borrel. Para destacar la importancia que le daba su propietario a la insignia de los dos arcos que dan a la échoppe, parte del edificio sobresale en la calle para dar muestra de una bonita elevación con una abundante decoración.

Informations supplémentaires

Animaux acceptés : Non