Teatro, música, baile, humor, poesía… Hay un gran número de salas y los espectáculos tienen una gran calidad. ¡La programación cultural del Tarn no tiene nada que envidiarle a la de las grandes ciudades!