«¿Qué inspira la región de Cocagne?

¿Una región de fantasía, llena de riquezas y abundancia, fuente de inspiración de artistas a lo largo de los años?»

Si es así, no está equivocado, aunque la región de Cocagne debe su nombre a las «coques», etapa de tratamiento de la hierba pastel que permite extraer un tinte: el famoso «azul pastel».

Una región de arco iris

Flores amarillas, polvo azul, sabores rosas… Cuando decimos arco iris pensamos en el placer y la fascinación, ¡a cualquier edad! Desde Cammazes hasta b y desde Lautrec hasta Lavaur sentirá este placer con solo contemplar el paisaje de una colina florida con Los Pirineos de fondo, un muro de ladrillo rosa o una casa con persianas azules. ¡El espíritu del suroeste está aquí!

El color pastel, o azul de Tarn

El ajo rosa de Lautre

El azafrán, oro rojo

Rosa como el ajo de Lautrec

¡El único con el sello de calidad francés Label Rouge! Su sabor sutil es muy apreciado por los chefs de la región. Se produce aquí desde la Edad Media en racimos denominados «manouille» y no en forma de trenza, ya que su tallo es rígido.

Amarillo, luego verde… azul como el pastel

Este azul pastel, el «azul perfecto», es el oro azul que llevó la fortuna a esta región. Un campo de Isatis tinctoria en flor es de un magnífico color amarillo, luego sus grandes hojas verdes se trituran y se dejan secar en bolas, las famosas «coques» o «cocagnes». Tras su fermentación se produce el «agranat», pasta granulosa de color negruzco. El pigmento en polvo posteriormente se utiliza para producir este inimitable color azul.

Rojo como el azafrán

¡El oro rojo es el azafrán! El cultivo del azafrán de Cocagne en la región prosperó entre la Edad Media y el siglo XVIII. Se trataba de uno de los principales recursos económicos, al igual que la hierba pastel.
Hoy en día, cada otoño aparece una misteriosa flor de color malva de la que se extraen 3 filamentos de color rojo: el azafrán. El azafrán se cultiva en numerosas regiones del mundo y, entre ellas, en el Tarn.
El pistilo seco de la Crocus sativus es muy apreciado por los mejores chefs y gastrónomos debido a la potencia de sus aromas.
¡Es la especia más cara del mundo! ¡Hacen faltan 200 flores para conseguir un gramo de la especia!

 

Saint-Sulpice

Lavaur

Sorèze

Lautrec

Dourgne

Tesoros imprescindibles

Durante los siglos XV y XVI la región era el escenario de una intensa actividad económica: ¡el azul pastel! El extracto azul de la planta Isatis tinctoria cultivada en el Tarn, entre otros, por la calidad inimitable de su color azul.

En este «triángulo de oro» que forman Toulouse-Albi-Carcasona, el cultivo de la hierba pastel hizo prosperar a sus mercaderes quienes lo comercializaron por toda Europa. Casas de ladrillos rojos y piedras blancas, elegantes palacetes, iglesias y palomares forman sus pueblos y sus paisajes. Hoy en día este patrimonio único es testigo de aquella época tan espléndida.

  • Haga los circuitos para descubrir palomares de todas las formas posibles.
  • Suba por las calles medievales de Lautrec y visite el molino.
  • En Saint-Sulpice, baje a las cuevas subterráneas, vestigio de una época turbia.
  • En Lavaur, déjese sorprender por las fachadas con entramado de madera o los antiguos portones.
  • En Cammazes, sumérjase en la aventura del Canal du Midi y de Pierre-Paul Riquet.

Visite Sorèze, uno de los lugares más emblemáticos de Midi-Pyrénées. Su abadía-escuela está clasificada como monumento histórico.

El túnel abovedado de Vauban en Cammazes, construido por Pierre-Paul Riquet, está inscrito en el patrimonio mundial de la Unesco como parte del Canal du Midi.

La región de Cocagne es un lugar extraordinario para explorar a lo largo y a lo ancho.