¡El Tarn tiene habitantes! ¡Y sus habitantes aman la vida! La buena vida, animada y en comunidad, aquella que se comparte con quienes están alrededor. Vivir el Tarn (incluso de vacaciones) implica relacionarse con sus habitantes, a quienes les encanta contar sus historias y compartir sus secretos.